Home

PDF file

II Preparando los alumnos pequeños para la lectura musical

Los niños aprenden a través de sus sentidos. La lectura musical y la teoría que aparentemente son del área intelectual, pueden ser enseñados de tal manera que los niños puedan desarrollar su intuición y descubrir los conceptos por sí mismo. De esta manera damos al niño oportunidad de aprender en libertad sin poner barrerazo obstáculos en su camino. Les daré un ejemplo: un nino al cual se le presenta un pentagrama diciendo el nombre de las notas, va a mirar siempre la musica pensando "que nombre tiene esta nota?" Esto no es lectura musical. Un buen lector mira el patrón melódico en la pagina y escucha el sonido. El niño que ha sido introducido al ritmo con una explicación matemática sobre la duración y el nombre de cada nota, al mirar los ritmos va a empezar a contar. Esto no es una lectura rítmica. La lectura rítmica es mirar, escuchar y llego interpretar. En este articulo yo voy a demostrar como introducir a los alumnos a la lectura musical y la teoría de una manera natural, permitiéndoles absorber y asimilar antes de racionalizar. La meta es que cada alumno al mirar a su partitura en lugar de empezar a pensar y contar, va a tener la habilidad de escuchar y interpretar la música. A continuación describiré algunas maneras de hacerlo. Presentare ideas de algunas actividades que deberían llevarse acabo durante el estudio de libro como una preparación para la lectura musical en libro dos. Trabajando de esta manera vendrán muchos mas ideas a tu mente.

1. Etapas preliminares

Al principio el niño tiene un repertorio en sus oídos. Una variedad de ritmos, melodías, y armonías han sido absorbidas auditivamente al escuchar la grabación de libro uno. Esto es importante porque significa que cuando el niño empiece su lectura musical, su oído le mostrara el camino. El oído reconocerá patrones familiares. El niño tocara música no solo notas, por lo que el ha estado desarrollando su sentido musical. Esto va exactamente paralelo a la lectura del lenguaje. Cuando un niño esta aprendiendo a leer su idioma, el esta asociando los símbolos escritos por los sonidos que ya tiene registrados en su oído. Aprendiendo a leer, esta recuperando los sonidos que ya había captado en su oído. Por eso los alumnos de libro uno empiezan con una muy buena preparación.

Llego el niño puede tocar muy bien su repertorio con libertad, usando su cuerpo de manera natural. El cuerpo sigue lo que esta en el oído. También los patrones melódicos, rítmicos y armónicos han pasado a formar parte de la memoria motriz del niño. El cuerpo aprendió a producir un buen sonido y también como mantener un buen balance corporal y tocar con facilidad. Los conceptos básicos como legato, staccato, sentido melódico y rítmico han sido completamente internalizados. Eso significa que el niño podrá tocar y leer al mismo tiempo con toda libertad usando su cuerpo para producir buen sonido, buen ritmo, legato y staccato.

El alumno también se le debería enseñar en las primeras lecciones a conocer sus números de sus dedos, y los nombres de las notas en el piano. (Por favor, sin embargo, no enseño la música cantando el nombre de la nota, sino que quiero que los alumnos relacionen el sonido al patrón de las teclas, sin pensar que nota es)

Siento que en este momento del desarrollo del nino seria muy prematuro saltar de frente a la lectura musical. Si esperamos hasta libro dos, podría ser demasiado tarde. Por eso es importante formar una base sólida para la lectura musical durante libro uno con actividades de PRE-lectura.

2. No enseñar, solo dejar a aprender

Tenemos que considerar la enorme preparación que tiene un niño en su lenguaje antes de empezar a leer. Los niños chicos están rodeados por un mundo de palabras escritas antes de que oficialmente aprenden a leer. Los niños en el jardín de infancia cuelgan su ropa junto a su nombre aunque ellos todavía no leen. En kindergarten las palabras y letras saltan a la vista desde las paredes. En el lenguaje los mejores lectores son aquellos a quienes les leyeron cuentos, y que estuvieron siempre rodeadas de libros y de cuentos grabados. Los niños les gusta escuchar la misma historia una y otra vez. Cuando los padres leen al niño el niño esta muy consciente de las palabras escritas a pesar de que no esta leyendo, esta absorbiendo todo.

Tenemos que usar con los niños la misma preparación para su lectura musical. En la lectura del idioma los niños tienen los sonidos del lenguaje en su oído, y luego desarrollan la habilidad para hablar. Entonces cuando ellos aprenden a leer están leyendo palabras que ya tenían en su oído y que han formado parte de sus experiencias pasadas. Desde el comienzo el niño esta expuesto al idioma escrito. Esto es muy importante. Cuando le leemos a un niño nosotros no le ocultamos las palabras que el no esta listas para aprender. El niño mira y escucha todo, y aprende absorbiendo. Este es una parte importantísima de aprendizaje que a menudo se descuida. Tendemos a pensar que la enseñanza se comienza por enseñar conceptos. Eso esta mal. La mejor manera de que un niño aprenda es absorbiendo a través de sus sentidos.

Consideremos la experiencia de los alumnos Suzuki. Al comienzo cuando se introduce al niño en el repertorio del piano nosotros estamos siempre enseñando al padre la partitura. Esto es importante. Sin ninguna explicación complicada, el niño entiende que la música que esta tocando tiene una forma escrita. Poco a poco el niño comenzara al mirar el libro la señalar las pisas y a decir " yo se como tocar esta y esta y ahora voy a aprender a tocar este. La música escrita empieza a relacionarse a los sonidos ya familiares en el niño de una manera muy natural. Entonces, una vez que le niño esta apto a tocar algunas de las piezas nosotros podemos empezar a mostrar al alumno la forma escrita.

La mejor manera de empezar es usando el repertorio que los alumnos conocen muy bien.

3. Usando el repertorio Suzuki para la lectura musical

 

Usando el repertorio Suzuki para la lectura musical, voy a describir cómo uso el repertorio Suzuki para introducir a los alumnos en la lectura musical. Primero recordar que este repertorio los alumnos ya lo han tenido en su oído y ya puede tocarlo bien. Escribo primero la melodía de una canción en carteles con notas muy grandes, incluyendo el pentagrama, las claves y los signos de

dinámica, y signos de repetición y los tiempos. Cada cartel es un compás. Luego escojo una pieza que sea bien conocida para el alumno y tomo primero una sola frase de la pieza, dejo los cartones en el piso y luego yo señalo y canto sin nombrar las notas, gradualmente voy añadiendo más carteles, le pido al alumno que cante y que señale las notas mientras canta, gradualmente voy agregando más frases, sin ninguna explicación. El alumno va a absorber los símbolos escritos relacionándolos con el sonido, esto es increíblemente importante, debemos entrenar al alumno a ver la música y escucharla.

Esta actividad puede tener muchas variaciones. El profesor canta, el alumno señala, el profesor canta, el alumno señala; el alumno señala y canta; el profesor canta y señala; cada uno toma una frase. Yo prefiero empezar con actividades cantadas porque el alumno está relacionando el símbolo al sonido, no a una nota o a un dedo.

Una siguiente actividad podría ser el profesor tocando el piano y el alumno señalando las notas. También el profesor puede tocar, y cuando el profesor para el alumno tiene que indicar dónde se quedó en la partitura. Una vez que el alumno tomó confianza, la profesora puede cambiar el orden de los carteles,

Tal vez una frase cada vez y pedirle al alumno que las acomode. Siempre se debe cantar con el alumno, pues así él estará relacionando constantemente el sonido con el símbolo y no haciendo sólo un ejercicio de teoría. Así de esta manera podemos mostrar al alumno la forma escrita de todas las melodías del libro uno.

El alumno empezará pues a tener éxito desde sus primeras experiencias. Él nunca

cometerá errores con el ritmo pues este ya se encuentra en su oído. Se sentirá

motivado a participar, como si las melodías fueran sus viejos amigos.

Estamos conduciendo al niño hacia el símbolo escrito a través de la música que él ya conoce. Es increíble observar cuánto más asimila un niño de esta manera. Yo señalo el signo de repetición y pregunto,"¿Qué es esto?". Sin haber recibido ninguna explicación el alumno dice "significa repetición". Por supuesto que el niño sabe que la música tiene repetición porque lo tenía en su oído y lo había tocado muchas veces. Esta es la preparación para la lectura musical de la manera más natural. Simplemente mostrando al niño la escritura musical cuando él ya tiene los sonidos en el oído.

4. Introduciendo el pentagrama

Cantar es una preparación muy importante para la lectura musical.

Los niños pequeños al cantar absorben la música a través de todo su cuerpo y, como Kodaly dice, cantar toca una parte del alma a la cual no se llega por otros medios. Una vez que los alumnos Suzuki tienen el repertorio Suzuki en su oído, es excelente cantarlo con ellos. Esto no significa usarlo solfeando sino sólo cantarlo usando sílabas neutrales. Yo conozco a un maestro Suzuki muy bueno que no comienza a enseñar a los niños hasta que no han cantado todas las melodías del Libro Uno.

Una vez que los alumnos han tocado y cantado algunas melodías yo empiezo a enseñarles el pentagrama. Después de tocar Lightly Row, Little Playmates, y Allegretto 2 el alumno ya tiene el patrón de las cinco primeras notas de la escala mayor registrado en su oído. Yo simplemente canto este patrón de cinco notas ascendentes y enseño al alumno a moverlas en una pizarra magnética, empezando con el Do del medio.

Yo no canto los nombres de las notas porque yo sólo quiero que él escuche el patrón y lo visualice y no que piense todavía en el nombre. Luego cantamos nuevamente y yo guío al niño a mover la nota en el pentagrama. El alumno está escuchando un patrón de escalones ascendentes y trazando la forma en la pizarra. Más tarde yo haré lo mismo con el patrón descendente. Mi idea es que mis alumnos entiendan el concepto global, y no el aprendizaje de notas individuales.

La manera como introducimos la lectura melódica es muy importante. Estamos estableciendo patrones de pensamiento. Una vez que éstos se han establecido son muy difíciles de cambiar. Por eso debemos establecer buenos patrones desde el comienzo. Y así yo continúo haciendo una gran variedad de actividades con la pizarra magnética. Una vez que los patrones ascendentes y descendentes han sido bien establecidos, empiezo a variarlos. Primero tal vez cantando un patrón de tres notas ascendentes y luego bajando, y pidiendo al niño que siga moviendo la nota. Ahora estamos haciendo un dictado melódico! Otra variación podría ser agregar una nota repetida. Es mejor hacer todas estas actividades cantando antes de ir al piano. De esta forma el niño asociará un patrón con un patrón escrito y no con notas en el piano o con los números de los dedos.

Más tarde agrego el concepto de terceras. Simplemente canto el patrón de cinco notas y luego desciendo en terceras y enseño al niño a seguirme. Este es un patrón conocido para él: Allegretto Uno, una vez más el niño está visualizando el símbolo de algo que él tiene muy grabado en su oído. Si el niño tiene su oído bien desarrollado, este concepto no será difícil de captar.

Casi al mismo tiempo empiezo a "escribir" melodías conocidas para que los alumnos las identifiquen. Volvemos una vez más a la pizarra magnética, yo canto e indico las notas de "Mary had a little Lamb". La primera parte de la canción solo se mueve por grados, y luego viene un salto a la tercera. Esto puede ser cantando o pidiéndole al alumno que lo escriba, por supuesto guiándolo si es necesario. En otra ocasión yo solamente le enseñaré las notas sin cantar y le preguntaré qué canción es. Esto es desarrollar la audición interior en el niño; una habilidad muy importante para todos los músicos. También hago lo mismo con la primera parte de Little Playmates, Allegreto 2, Aunt rhody, Long long ago. Es más fácil con canciones que comienzan con movimientos escalonados.

Posteriormente podremos incluir piezas como Cucku y Lightly Row como entrenamiento para reconocer terceras.

Una vez más, la meta es que cada alumno al mirar su patrón melódico, lo escuchará y por lo menos tendrá una idea de cómo va a sonar.

5.Introduciendo conceptos rítmicos básicos

Una vez que el niño puede tocar un número de melodías con buen ritmo, ya empiezo a pedirle que cante y escriba los ritmos de ciertas canciones. Primero escojo las canciones con mucho cuidado asegurándome que el niño tendrá éxito. Presento la actividad primero cantando y escribiendo yo misma, dando el ejemplo y luego pidiéndole a él que continúe. Yo siempre canto para guiarlo. No le doy pues al alumno ninguna explicación de que si es nota negra o blanca, pues él no tendrá ningún problema con eso estando el ritmo tan grabado en su oído. Se puede repetir la misma actividad muchas veces en el transcurso de varias lecciones, hasta que se internalice completamente. En este momento introduzco el ritmo de Lightly Row en la misma manera pues tiene los mismos elementos de Twinkle, twinkle, la nota negra y la nota blanca.

Luego, enseño el ritmo de Aunt Rhody igual. Yo canto y escribo la primera parte, y luego pido al niño que continúe. Aquí el alumno de nuevo está trabajando con dos ritmos, la nota negra y la corchea. Se puede usar las silabas ta ti ti como una ayuda. Luego hago lo mismo con Long long ago, Little Playmates.

También se puede dar al alumno ritmos escritos y pedirle que los escuche interiormente y los identifique. Excelente preparación para esto es pedir al niño que piense en una canción y la escuche interiormente mientras la palmea, la mamá o un compañero pueden ayudar a identificarla.

Poco a poco, con mucha repetición pude irse añadiendo otros valores de notas. Otra vez el objetivo es que los estudiantes relacionen lo que escuchan con lo que ven, y viceversa. El alumno está reconociendo un valor de nota y relacionándolo con otra, en el contexto de un bien aprendido y profundamente internalizado ritmo. En este momento ya no necesitamos explicar la diferencia entre pulso y ritmo, o cuantos pulsos hay en un compás. Sólo dejamos que el alumno escuche, cante y escriba.

6.Terminología musical

Poco a poco iremos introduciendo la correcta terminología musical como por ejemplo un compás, frase, línea de barra, doble barra, signo de repetición, claves superior e inferior.

Por ejemplo, una vez que tenemos los carteles puestos en el suelo en cuatro frases, decimos al alumno,"Haz tú la primera frase" mientras tanto yo la señalo. El alumno, si bien no tiene ninguna previa explicación de terminología, ya tiene la música internalizada y siente las frases. Ahora ya sólo es cuestión de ponerle una etiqueta a lo que él ya "sabe" con todo su cuerpo. El alumno entonces entiende lo que es una frase. De la misma manera yo le pregunto a un pequeño alumno que está recogiendo los carteles de una cierta frase,"¿Cuántos compases tienes?" Lógicamente el niño contará el número de carteles!

Gradualmente voy relacionando lo que estamos haciendo con el libro en sí. Por ejemplo después de descubrir la clave alta trazando con los dedos la tabla magnética nos vamos a mirar el libro uno a ver si vemos la misma clave, o si hay alguna otra. Luego seguimos una canción en notación grande en el piso y en algún punto nos vamos al piano con el libro uno. Yo toco la canción y él la sigue.

Pensamientos Finales

Yoles he dado ideas generales sobre como los alumnos Suzuki pueden prepararse para la lectura musical mientras estudian libro uno usando el repertorio que ya saben. Cualquier cosa que enseñamos debe tener una secuencia cuidadosa con cada paso preparando así al alumno para su éxito futuro. Estas ideas son fruto de experiencias de tantos años de trabajo. Después de ver los problemas que ellos tenían con la lectura, me di cuenta que la falta no era de ellos sino mía. Yo he dado un gran cambio pues había estado pues me di cuenta que había estado pidiéndoles algo para lo que no estaban preparados.

En general, en cualquier actividad, lo más importante es la manera de enseñar del maestro. Nuestro interés, entusiasmo y sentido del humor deben ser contagiosos ¡también debemos tener un método cuidadoso y bien pensado. Cada actividad deberá ser presentada paso a paso. Debemos construir sobre la base de experiencias exitosas. Hay que tratar de no dar tantas explicaciones. Sólo hay que hacerlo! Enseñemos con ejemplos. Cualquier cosa que quieras que el alumno haga, hazla tú misma primero.

Como profesores Suzuki, debemos estar siempre preguntando e investigando sobre cómo introducir al niño a la música de la manera más natural, haciéndolo escuchar mucha música y estando siempre rodeado de música y así luego aprendiendo un repertorio que ya está totalmente internalizado. Ya hemos estudiado cuidadosamente la importancia del ambiente para el natural desarrollo del niño. También hemos visto e investigado la mejor forma de usar el cuerpo para que el niño pueda estudiar sin tensión.

Ahora ampliamos nuestra investigación para incluir la forma más natural de acercamiento hacia la lectura musical. De la misma manera como aprendemos a tocar un instrumento, aprenderemos a leer y entender la partitura escrita dentro de un proceso gradual. Pienso que hemos cometido el error de descuidar la primera parte de este proceso. Yo creo que el secreto está justamente en este primer momento de preparación. Comparémoslo con un buen programa de lectura de lenguaje en un buen colegio. Esto es donde los niños pasan suavemente de un paso al otro sin darse cuenta que están aprendiendo o estudiando. Como caminar por el bosque. Tú vas sin saber cómo se lee. Tú estás disfrutando de todo ese lindo paisaje y estás totalmente envuelto en la experiencia y cuando el camino te saca a la ciudad te das cuenta que ya sabes leer. Cuando le pregunto a mi hija si está aprendiendo a leer en su colegio, ella responde "No, en mi colegio no enseñan a leer". En ese momento me doy cuenta que ese es un excelente colegio!

Debemos encontrar una forma Suzuki de acercarnos a la lectura musical. En este punto quisiera reconocer que muchas de las ideas que me inspiraron proceden de mis estudios de metodología del compositor y educador húngaro Zoltan Kodaly. Kodaly y Suzuki tienen mucho en común, ambos incorporan el ojo, luego el oído y después el intelecto.

Todavía hay más aportes como incorporar conceptos de transposición, los signos manuales de Curwin, patrones rítmicos y melódicos en contextos nuevos, y como esto ayudará a preparar al alumno a estudiar la lectura musical. Otra área completa para estudiar es la enseñanza de la armonía, y como el desarrollo del pensamiento armónico prepara al alumno con fluidez y comprensión. Como los conceptos previos, la base está en el libro uno.

Me gustaría terminar con un párrafo de un artículo escrito por Kodaly. El articulo se titula: "Quién es un buen músico?" y Kodaly comienza con una cita de Robert Schumann:

Un buen músico mira con el oído y escucha con sus ojos.

Publicado primero en la revista "Ensamble" de la Asociación Suzuki del Perú. Quisiera agradecer a mi esposo, Marcial Blondet, por traducir éste artículo. También quiero reconocer al Departamento Kodaly de Holy Names College, California, donde estudié y se sembraron las semillas para el tema de éste artículo. Les doy las gracias tambien a mis estudiantes en California, quienes han sido parte integral de mi proyecto de investigación.


Copyright © Caroline Fraser L.R.A.M., A.R.C.M., M.Mus.